Tips para voceros

El ejercicio de la vocería institucional o corporativa es una práctica que para muchos resulta más sencilla que para otros. Independientemente del grado de dificultad o de la fluidez con que desempeñe su rol, el entrenamiento frecuente, la observación, la corrección de muletillas, entre muchas otras tareas, hacen parte de la formación del vocero, formación que redunda en un activo muy valioso para él mismo y para la organización o institución que representa: la credibilidad.  

Y aunque se trata de formación y práctica, solo a manera guía, mencionamos algunos tips que todo vocero debe tener presentes:

    1.  Conozca sus limitacionespalabras o combinaciones de letras que resulta difícil pronunciar; temas o situaciones que generen una presión extra por alguna filiación anímica o un recuerdo; angustia o estrés producido por las cámaras. Estas, entre muchas pueden ser variables que dificulten el ejercicio de la vocería. La buena noticia es  que identificadas las limitaciones, el proceso de formación del vocero permitirá trabajar en controlarlas.
    2. Haga ejercicios de vocalización: siempre que sea posible, lea varias veces el discurso o el anuncio. Acompañe la lectura de trabalenguas o frases repetidas que le exijan un esfuerzo. Funciona como un calentamiento antes de hacer ejercicio.
    3. Conozca a su público: identificar a sus grupos de interés, es decir, conocer a fondo las expectativas y motivaciones que tienen para prestarle atención y comprar su mensaje, es fundamental. De ahí debe partir la construcción de su mensaje, el tono que use, el ambiente en que lo haga y la comunicación no verbal que acompañe su intervención.
    4. No improvise: a menos de que sea un vocero experto, de que conozca perfectamente a su público y, por supuesto, de que domine a la perfección el tema, no improvise. En su preparación simule todas las posibles preguntas que le pudieran formular, incluso las más extrañas y las más obvias.Origen: es la fuente que suministra la información, ya sea interna o externa.
    5. No suponga, no asuma: haga que su intervención sea clara y contundente, pero sea generoso en la información, en la explicación de conceptos, en los hechos y datos que sustentan su mensaje.

Espere la próxima semana la segunda entrega de “Tips para Voceros”. 

Contáctenos…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *