El Rumor como herramienta de comunicación

El Rumor como herramienta de comunicación

El teléfono roto:

En el mundo empresarial podríamos asimilar el tradicional juego del teléfono roto a la secuencia de un rumor como forma de comunicación:

  1. Esas pequeñas noticias que surgen a veces de escuchar sin querer tras la puerta o de oír de paso alguna conversación de pasillo.
  2. Esas pequeñas noticias que armamos de escuchar un poco de aquí y de allí, agregarle una pizca de emoción y algo de imaginación para salir a contársela al siguiente que encontramos hacia la cafetería.
  3. Este la contará a otro más en su regreso del almuerzo y muchos otros lo divulgarán por sus grupos de chats.
  4. Esta bola de nieve de comunicación continúa rodando hasta que a las cinco de la tarde tenemos información “oficial” rondando en cada departamento, en cada piso, en cada ascensor.

El popular ‘radio pasillo’ se difunde con tal velocidad física y virtual que en cuestión de minutos ya puede haberse propagado a todos los posibles rincones de la organización. ¿Chismosos? Tal vez. No siempre.

 

Rumor como Comunicación

De acuerdo con la Real Academia de la Lengua Española, chisme es una “noticia verdadera o falsa, o comentario con que generalmente se pretende indisponer a unas personas con otras o se murmura de alguna”.

El rumor, por su parte, también de acuerdo con la RAE, es una “voz que corre entre el público”. El público, con todo su poder físico y digital, el mismo que ahora obra como reportero con su móvil, puede ser usado en el mejor sentido y con la mejor intención, como validador y multiplicador de un mensaje estratégico o de una simple idea que queramos divulgar muy rápidamente, a la velocidad de un encuentro o de un mensaje de texto.

 

El rumor puede ser entonces una poderosa herramienta de comunicación. 

Pensarán nuestros lectores en este punto: ¡es obvio! ¡Así ha sido siempre! Y, por supuesto, tienen razón, si nos referimos al poder del rumor. Pero nuestra invitación es al buen uso de esta herramienta… 

 

sembrar rumores que sumen, que lleven buenas noticias y hasta mensajes de esperanza, que no contaminen a quienes los reciban, que unan, que saquen sonrisas, que produzcan reacciones positivas, que generen preguntas y no dudas. 

Rumores transparentes que permitan incluso remitirse a su origen, a la fuente.

 

La próxima semana 10 Tips para Voceros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *